EMDR

EMDR, Desensibilización y Reprocesamiento por el Movimiento de los Ojos, es un tratamiento psicoterapéutico originalmente diseñado para aliviar la angustia asociada a los recuerdos traumáticos. EMDR facilita el acceso y el procesamiento de los recuerdos traumáticos para llevarlos a una resolución adaptativa. Tras un tratamiento satisfactorio con EMDR, se alivia la angustia afectiva, se reformulan las creencias negativas y se reduce la activación fisiológica.

EMDR se aplica en el tratamiento de las dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles en la vida del sujeto, desde fobias, ataques de pánico, muerte traumática, duelos, incidentes traumáticos en la infancia, hasta accidentes y desastres naturales. También se usa EMDR para aliviar la angustia y/o la fobia de hablar en público, para mejorar el rendimiento en el trabajo, en los deportes y en las interpretaciones artísticas.

La terapia comienza cuando el terapeuta informa al paciente sobre lo que es EMDR, cómo funciona y obtiene la información necesaria del problema que se quiere solucionar. Consta de ocho fases que se van cumpliendo paso a paso para identificar y tratar el problema específico, así como para procesar los recuerdos de las experiencias pasadas, que son la base de la sintomatología que presenta la persona. Durante la sesión, se accede a recuerdos específicos para procesarlos hasta su total resolución. Para lograr esto, se estimulan los hemisferios cerebrales por medio de movimientos oculares, sonidos alternados o tapping. Al terminar la sesión, el paciente es capaz de contemplar el recuerdo en el pasado sin ninguna molestia ya que lo percibe con otra perspectiva más realista y actual.

Infancia y adolescencia

En el trabajo con EMDR se integran varias modalidades terapéuticas incluyendo terapia del juego, terapia cognitiva conductual, terapia familiar, etc. Esta variedad facilita que menores y adolescentes sean muy receptivos al trabajo ya que les ofrece diversas actividades que les ayudan a involucrarse de una forma activa.

La estimulación bilateral promueve un estado de relajación que ayuda al niño/a y adolescente a manejar mejor su proceso de recuperación y autocontrol durante y después de la terapia.

La terapia comienza cuando el terapeuta informa sobre lo que es EMDR y se empieza a identificar lo que se quiere resolver. El niño/a o adolescente es guiado a usar su imaginación y pensar en un lugar imaginario o real en donde se sienta relajado, libre y seguro. Pensar en estas imágenes, y las sensaciones agradables que provocan, se combina con el tipo de estimulación bilateral que se haya acordado. Esta experiencia placentera ayudará al menor/adolescente a sentirse seguro y optimista durante las sesiones y después de estas. 

Posteriormente se procesan los problemas identificados previamente con ayuda de la estimulación bilateral.

Más información:    www.emdr-es.org

CONTACTO

LEGALES

CENTROS DE ATENCIÓN

Fermín Caballero, 19. 28034 MADRID
Velázquez, 15. 28001 MADRID

Dr. Calero, 44. 28220 MAJADAHONDA

SIGUEME

  • Black Instagram Icon
  • Negro Facebook Icono
  • Negro Twitter Icono
  • Icono negro LinkedIn